De psicópatas, ética y ley de atracción.

De psicópatas, ética y ley de atracción.
Porque (corno) algunos parecen no recibir su merecido

 

 

Las personas que estudian la Ley de Atracción comienzan a ser y terminan siendo plenamente conscientes de que la realidad que los rodea depende de la calidad de la esencia de sus pensamientos. Esto es lo que en el Curso Inicial denominamos “Criterio responsabilidad 100%” y se trata de un concepto muy desafiante de ser asimilado en las cuestiones prácticas, ya que vemos muchas aparentes injusticias rodeándonos todo el tiempo. ¿Cómo puedo entender y luego aceptar que lo malo que hay allá afuera puede ser una manifestación mía?

 

 

 

La gran máxima de "lo semejante atrae lo semejante" es otra forma de declarar que manifestamos en el exterior aquello que gestamos en nuestro interior. Aquellos que enseñan Ley de Atracción lo que en realidad hacen es facilitar una comprensión de los estadios intermedios entre la gestación (en los pensamientos) y la manifestación (las evidencias materiales), con la expectativa que los estudiantes se den cuenta de que su energía mental es manipulable y por lo tanto es posible controlar los resultados. Si existe una ley que rige todo proceso de creación y tiene que ver con las elecciones del pensamiento, se desprende por lo tanto que no es lo mismo pensar en una dirección que en otra y este supuesto teórico es lógico y válido para aquellos que pudieron confirmar en sus vidas que, efectivamente lo que llega en un tiempo presente fue gestado en un tiempo anterior.

 

 

 

El tema del tiempo es clave en Ley de Atracción porque es justamente por encontrarse la mayoría de la población desdoblados en el mismo, que viven en la ilusión de que pensar de una manera no benevolente, no trae consecuencias malas, o lo que es peor, no trae ninguna consecuencia. Lo que estas personas “incrédulas” hacen es pensar en el presente sin un filtro activo y creen que, debido a que no ven inmediatamente (con sus ojos y sentidos físicos) un cambio en lo físico, son inmunes al proceso de pensamiento y sus consecuencias. En verdad desconocen la ley y una ley rige para todos, por lo que no estarán excentos de las consecuencias de desconocerla.

 

 

 

Lo que los "leydeatraccionistas" estudian y comprueban es justamente la concatenación entre causa (pensamiento) y efecto (materia y sentimientos) y buscan cambiar la percepción de su tiempo. Hasta aquí planteada la cuestión del Proceso Creador Universal y la desventaja de vivir en una percepción desdoblada del tiempo con su consecuente trampa de "no pasa nada si piensas mal".

 

 

 

¿Cuál es la ética, el código de regulación dentro de esta filosofía? ¿Qué garantiza la justicia en este Universo? ¿La habrá?

 

 

 

Habría que comenzar por definir JUSTICIA.

 

 

 

La Justicia depende de los valores de una sociedad y de las creencias personales de los individuos. Existe una influencia cultural que orienta el accionar humano hacia lo que se denomina el bien común. Poco nos sirve esta definición ya que lo relativo a la singularidad y la popularidad de valores simplemente complica la cuestión. Hoy en día no es posible determinar lo normal y lo anormal más que en términos de funcionamiento social y laboral, pero aun así no queda claro ni es esclarecedor.  

 

 

 

En términos prácticos la ÉTICA en Ley de Atracción opera de forma natural: "Cada uno recibe lo que emite" y la no comprensión de esta regulación es directamente proporcional a la percepción desdoblada del propio tiempo y a las normas morales internalizadas (sistemas de creencias).

 

 

 

¿Nunca te preguntaste por qué un psicópata con sus acciones tan "malas",  pocas veces "recibe su merecido"? Yo les explicaré el por qué, teniendo en cuenta el párrafo anterior (que sería bueno que releyeran y muy despacio para asimilarlo mejor).

 

La psicopatía es una clasificación psicopatológica que describe a sujetos incapaces de empatizar con los demás, ni de sentir culpa ni amor. El mecanismo mediante el cual opera este sujeto se denomina "inoculación", ya que literalmente se mete en los ojos de sus víctimas mediante sus inteligentes y hábiles manipulaciones y hace que éstos vean lo que él quiere que vean. Dentro de la psicopatía existen muchos grados y no todos responden al clásico asesino serial que mata a sangre fría. Los hay trabajando de traje y manteniendo a familias como también pueden ser mujeres con hijos e incluso niños.

Lo interesante de los que funcionan con esta patología es que desarrollan, generalmente a temprana edad un bloqueo en su mecanismo de pensamiento lo cual genera que en su diario vivir pasen a la acción muy rápidamente sin poder siquiera entrar a los circuitos mentales de la culpa que normalmente frena a la agresión. Este bloqueo no quiere decir que no sean inteligentes ni que son compulsivos, todo lo contario, usan sus pensamientos muy en alineación con sus objetivos y pueden controlarse conductualmente de forma admirable para favorecer su conveniencia. Lo que no tienen es el mecanismo neurótico que hace que por ejemplo pensemos en qué sentirá la otra persona y nos identifiquemos con esos sentimientos.

 

Los y las psicópatas son extremadamente egoístas y es por ello que su emisión de pensamientos no es el de la culpa y su consiguiente castigo potencial que aparece en cualquier persona que haga lo contrario a lo que ella misma se plantea en su mente.  En Ley de Atracción también somos extremadamente egoístas, con la gran e importante diferencia que no usamos a nadie para conseguir nuestros objetivos ni manipulamos mentes, sino que confiamos en la abundancia de los mecanismos de entrega del Universo para nuestros objetivos: no nos servimos nuestro propio plato como si lo hacen los psicópatas.  

 

Ley de atracción es una ley universal y provee de justicia siempre: todos reciben sin excepción aquello que emiten.

¿Y qué es lo que emite el psicópata? Seguramente no está rumeando en su mente frases como “¿estará mal lo que hago?” o “qué mala que soy” y otras por el estilo que los neuróticos conocemos tan bien ya que forman parte del sistema de autotortura que todos experimentan en mayor o menor medida. Y he aquí algo que podemos aprender de estos sujetos (¿Qué?! ¿Aprender de esas aberraciones? Si.)

Lo que podemos aprender de este funcionamiento es su impecable auto-apoyo a nivel de pensamientos. Un psicópata sabe lo que quiere y coloca toda su energía a favor de esa meta, sin entrar en pedir opinión a nadie más.  Imagínense si pudieran lograr estar tan de acuerdo consigo mismos, que su emisión sea la de aprobación de lo que hacen, por más equivocado socialmente esté el acto que estuvieran cometiendo.

Claro que al psicópata le falta un importante trozo de humanización y termina emitiendo en algún nivel de su punto de atracción la frustración e insatisfacción basal por la que actúan como actúan, cayendo finalmente en la propia trampa de aquello que emiten. Sin embargo no es lo que socialmente se esperaría que fuera el castigo común. Ellos sufren a otro nivel y reciben igualmente su merecido, pero fuera de las regulaciones normales, por lo que cuidado con concluir que hay sujetos privilegiados y que no entran en la gran ley. Lo que ocurre mas bien es que esta Ley de Atracción no es suceptible de ser engañada y le devuelve a cada uno exactamente aquello que da. El psicópata proyecta algo que le falta en el fondo de su corazón y LDA le devuelve más de esa falta, por más que trate de llenarl sus vacíos pasando al acting asesinando personas. Ley de Atracción no le devolverá asesinatos, porque probablemente para el psicópata eso esté alineado en su forma de ver las cosas y sea genuino (genuinamente psicopatológico, pero genuino al fin), sin embargo la justicia universal es tan justa que los “castiga” (nunca es castigo, sino acción y reacción) con exactamente aquello que emiten. Reciben exactamente aquello con lo que ellos sufren de manera particular y que es dificil de comprender para quienes están fuera de su funcionamientos psíquico. Es más, muchos quisieran morir y acabar con su existencia y no lo logran.

 

¿Cómo cuidarse entonces? ¿Cómo asegurar la justicia?

Primero es preciso que determines qué es tu asunto y qué NO tiene que ver con vos. En otras palabras, los que se enorgullecen de ser “defensores de pobres y ausentes”, o “justicieros”, lo único que logran es hacer más injusticias consigo mismos porque he allí donde está colocado su foco, en las injusticias sobre las cuales no tienen poder alguno de influencia, entonces por más acción correctora que aplican, se obtienen mínimos resultados satisfactorios permanentes.  

 

La justicia la haces en TU CABEZA. Vigilando tus pensamientos y encargándote de pensar con amor acerca de la mayor cantidad de cosas que te sea posible. Es un entrenamiento en tu PENSAR SEGUN EL AMOR INCONDICIONAL.

 

Encargátete VOS de TU mente, de TUS pensamientos y ejercerás un poder de influencia mucho mayor que si tratas de que los demás cambien su mente.

Somos seres libres, cada uno puede elegir lo que desee, incluso el sufrimiento. No seas irrespetuoso. Deja que cada uno viva su experiencia, vos encárgate de la tuya y verás la justicia en todas partes.

Siempre existió y seguirá existiendo. Es cuestión que aprendas a verla y te priorices a vos mismo/a, como lo hacen los psicópatas, claro que del lado de la benevolencia, ese es otro gran aprendizaje que podemos obtener de ellos.

 

La moraleja entonces es : CONTROLA LA BENEVOLENCIA DE TU EMISIÓN VIBRATORIA.