TERAPIA GRUPAL PARA NIÑOS

 

Es natural que los niños busquen a otros niños ya que necesitan relacionarse con pares, sabiendo que hay otros que tienen sentimientos y problemas similares a los de ellos. Los grupos tienen la ventaja de ser un pequeño mundo seguro donde se puede vivenciar la conducta  problemática o no y ensayar opciones saludables. 

 

La Terapia Gestalt enseña a escuchar la sabiduría del cuerpo y a comunicarse directamente con los demás, buscando soluciones ganar-ganar para la persona y su entorno.

 

Los niños al trabajar en grupo no sólo aprenden de qué manera resolver sus problemas sino que desarrollan las habilidades sociales para crearse una vida llena de equilibrio, de amigos, valores y de formas creativas de afrontar los desafíos diarios del mundo

 

Nuestra propuesta en los Grupos de Niños consiste en ayudarlos a integrarse a la sociedad adulta de una forma auténtica y no automatizada asistiéndolos en lo que necesiten para superar sus problemas evolutivos normales y particulares según la vida que les toca vivir. Aquí nos referimos a todos los desafíos vividos tanto en el hogar como en las escuelas (por ejemplo bullying).

 

 

La vida posmoderna puede beneficiarse mucho de observar el comportamiento de los niños: viven mayormente en el presente, expresan lo que les ocurre y no están influenciados por el “qué dirán”. Sin embargo en la tarea de criarlos también es preciso que aprendan normas, limites, que aprendan a pensar y regular su conducta en pos del bien común, para formar vínculos amorosos solidarios.

 

El crecimiento sano de los pequeños se ve perturbado muchas veces por las influencias negativas del entorno familiar y social, y los acontecimientos fortuitos que los van marcando ojalá sin condicionarlos en su espontaneidad y sabiduría intrínseca.

 

 

¿Cómo ayudarlos a crecer, cuidando su ser esencial en lugar de domesticarlos convenientemente para que sean obedientes pero tal vez infelices?

¿Cómo llevar a cabo la tarea de prepararlos para el futuro sin condicionarlos desde el miedo y la desconfianza?

 

 

METODOLOGIA en Piso Once

 

Al niño lo tomamos como un ser que siente, que piensa, que investiga, innova, aprende y que enseña sabiduría.

 

Para integrar un niño al trabajo grupal se siguen una serie de pasos importantes.

 

En primer lugar se tienen entrevistas en conjunto con los padres para evaluar las inquietudes y dudas y determinar la pertinencia o no para el trabajo grupal.

 

Los grupos se constituyen según las afinidades de edad y de características psicológicas.

 

El proceso grupal se desarrolla en cuatro áreas generales teniendo en cuenta la función del terapeuta durante las mismas, el trabajo terapéutico a realizar para mejorarlas, las herramientas a utilizar y los objetivos a lograr según los casos:

 

  • Límites y fronteras del yo: para conocer la corporalidad y evitar disociarse en mente y cuerpo.
  • Manejo y expresión de emociones: para aprender a gestionarlas saludablemente y evitar necesitar síntomas.
  • Separación y autonomía: para saber quiénes son en esencia  e ir armandose una identidad auténtica con adaptaciones funcionales al medio y no defensivas.
  • Relaciones interpersonales: para que pueda aprender a amar y ser amado con respeto, buena comunicación, amor y aceptación de las diferencias.

 

Una vez que el niño comienza a participar en los grupos, los padres continúan trabajando en sesiones mensuales las inquietudes propias del rol de los padres.  

El trabajo grupal del niño puede complementarse con sesiones individuales si fuera necesario por la problemática particular y con Talleres generales para padres.

 

No es necesario esperar a que haya un problema, para pensar en facilitar la vida de una familia. Los niños si se les provee de la contención apropiada, tienden a la salud y los padres y hermanos se benefician del efecto sistémico que opera gracias a esta estimulación.

 

 

Psicólogos:

 

Lic. Germán Peralta Danderfer

Lic. Ailin Paez

 

Cupos limitados.