INFIDELIDAD ¿ME PUSIERON LOS CUERNOS O ME LOS PUSE YO?

INFIDELIDAD ¿ME PUSIERON LOS CUERNOS O ME LOS PUSE YO?
Los pasos de la infidelidad y soluciones posibles

 

Una de las principales razones por las cuales la infidelidad resulta ser muy dolorosa es debido a que, si me fueron infiel, entonces alguien me mintió, tal vez hasta se burló de mí y yo no me di cuenta (¿y  tal vez pienses que deberías?)

 

Lo cierto es que resulta una experiencia de quiebre del valor basal de cualquier pareja que es la confianza, pero, si hubo infidelidad ¿Realmente hubo confianza en la pareja?

 

¿Cuáles son los motivos por los cuales una pareja hace este síntoma? ¿Síntoma de la pareja? ¿Creyeron que era  responsabilidad de un solo miembro? Tranquilos que hay una jerarquía de castigos proporcional al grado de intencionalidad de la infidelidad, por lo que justicia habrá, pero por el momento dejemos en claro la base de que siempre hay una responsabilidad compartida o mejor plasmado, co-construida.  

 

Sinónimos de infidelidad podrían ser, traición, engaño, estafa, mentira; y díganme, ¿no es acaso ésta última la que constituye el denominador común de todas?

 

¿Qué es la mentira? Y sobre todo: ¿Qué es lo que le lleva a una persona a mentir?

 

 

Desde la psicología la mentira es una forma patológica de control de la realidad, que en caso de constituirse en un cuadro clínico se denomina mitomanía. Hay muchos tipos de mentira pero todas se constituyen por declaraciones no fundadas y contraria muchas veces a la realidad, a los hechos.

 

 

Es que acaso el que decide engañar a la pareja, ¿está queriendo controlar la realidad? ¿Estarán conscientes los emparejados de cuál es la REALIDAD PSÍQUICA de su pareja?

 

Piénsenlo y seguramente alguna respuesta que les haga sentido va a surgir. Claro que para que puedan llegar respuestas es preciso en primer lugar, estar mentalmente abiertos y no auto-engañarse ya que éste es el TERRENO FÉRTIL donde crece la traición en la pareja desde su gestación. Al parecer el engaño no lo comete un solo miembro de la pareja y pareciera no darse exclusivamente entre sábanas escondidas.

 

Quiero dejar en claro que en este artículo no voy a tomar partido ni por el ogro ni por la víctima, el objetivo es comprender la dinámica del fenómeno de la infidelidad. Agregaré al final algo en relación a la justicia, para los sedientos de venganza por lo que quédense tranquilos desde ya mis amados y amadas “cornudas/os” (yo también he pertenecido a este particular clan por lo que hablo no sólo desde lo teórico sino por propia experiencia).

 

Lo que denominamos INFIDELIDAD tiene un proceso de gestación cuyo desencadenante suele ser la concreción de un acto íntimo con alguien que se encuentra fuera de la pareja legal.

 

Veamos este proceso secuencialmente y si bien es artificial ordenarlo matemáticamente, nos será muy útil para aclarar algo que suele generar tanto caos. Para cada fase detallaremos VIAS DE ACCIÓN SALUDABLES.

 

 

Pasos de GESTACIÓN de la INFIDELIDAD:

 

 

1) CUERNOS PROPIOS:

 

La pareja se conoce, entra en la fase de conocimiento y no explicita “lo legal”. Se maneja por supuestos y con lo que en psicología de pareja se denominan los contratos inconscientes. No invierten tiempo y diálogo en conocerse con autenticidad o lo que dicho en otros términos no toman el compromiso suficiente de SERSE FIEL A CADA UNO en primer lugar.

 

¿LO SALUDABLE?

 

Tomarse tiempo para compartir con el otro.

Mantener la propia individualidad.

Frecuentar diversos contextos para conocerse interactuando en varios ambientes y situaciones.

 

 

 

2) EN-AMOR-ME-MIENTO:

 

 

Los miembros de la pareja proyectan en la pareja y en el otro amado sus ideales (que generalmente compensan las propias deficiencias negadas). Los proyectos, las ganas de casarse, las ilusiones de compañía, de hijos, de sexo, los mandatos sociales, el apuro por la edad, etc., se anteponen como lentes coloridos a la realidad y ésta es deformada en proporción directa a los aspectos no saludables de las personas.

 

¿LO SALUDABLE?

 

Soñar está muy bien siempre y cuando uno no se auto-engañe y genere dolores en cuotas.

Es preciso hablar de las diferencias en las primeras etapas en donde aún no hay tanto construido como para ser puesto en riesgo. Para ello cada miembro tiene que darse cuenta de sus emociones y responsabilizarse de ellas.

 

 

 

3) FACTURERO EMOCIONAL DIFERIDO:

 

 

Al no haber buena comunicación comienzan a aumentar los asuntos emocionales pendientes. Aquí entran todas las molestias nunca dichas, las dudas nunca explicitadas, las incomodidades no blanqueadas, los asuntos abiertos, en fin los conflictos evitados. Las emociones pueden evitarse, claro está, pero seguirán ahí, presentes esperando su tiempo para reclamar lo que tenían para decir.

 

¿LO SALUDABLE?

Hablar las cosas desagradables a tiempo y ser estricto con esta norma. Muchos problemas sexuales por ejemplo provienen de este facturero emocional no legalizado.

Si la pareja lleva muchos asuntos acumulados, será preciso un espacio seguro como lo es la terapia de pareja.

 

 

 

4) LA PAREJA ADELGAZA:

 

 

Los conflictos no desaparecen sino que empiezan a acumularse y a pujar por ser resueltos. Comienza el malestar en la pareja que en su aspecto patológico intenta clamar con todo tipo de auto-engaños y evitaciones.

Por ejemplo las parejas que viajan compulsivamente, aquellas que siempre necesitan la presencia de amigos o terceros para no hablar entre ellos, aquellas que se obsesionan convenientemente de más en la crianza de los hijos, en fin, ocurre que el espacio de pareja empieza a desnutrirse hasta quedar anoréxico en muchos casos.

 

¿LO SALUDABLE?

 

Alimentar la pareja. Tener un espacio EXCLUSIVAMENTE de pareja, en donde puedan hablar sobre cómo se sienten en ella y qué necesitan. Por supuesto que tienen que saber manejar los conflictos y si no saber pedir ayuda a tiempo.

 

 

 

5) ESCENA DEL CRIMEN:

 

 

He aquí el contexto que puede precipitar o facilitar una infidelidad (nunca es este factor el que GENERA la infidelidad, sino que pone de manifiesto lo gestado en las etapas anteriores). Pueden ser los procesos personales de cada miembro, situaciones de violencia, enfermedades, problemas económicos, crisis evolutivas, crisis en las familias de origen, desfasajes o des-parejamientos en asuntos laborales, financieros, de autoestima, etc. Muchas parejas invierten gran cantidad de energía en CONTROLAR el ambiente y al otro miembro, pero resulta poco eficaz ya que es en el proceso gestado en los pasos anteriores donde debe colocarse el foco.

 

¿LO SALUDABLE?

 

No dejar de hablar sobre la pareja incluso en momentos difíciles que se estén atravesando. Siempre un tiempo para la pareja exclusivamente es saludable y preventivo.

 

 

 

6) PONER LOS CUERNOS:

 

 

 

La pareja hace el síntoma y uno de ellos o ambos cometen infidelidad. Esta etapa es la contrapartida de la primera CUERNOS PROPIOS.

A los “cuernos” le siguen todo tipo de maniobras para ocultar lo ocurrido o cambios repentinos de conducta como formas de compensación.

Aquí la confianza se encuentra destruida. Sin embargo esta etapa muchas veces es larga y puede mantenerse en el tiempo, en proporción directa a la voluntad de “ser ciegos” de los miembros cornudos como a la disfuncionalidad de la pareja en sí.

 

¿LO SALUDABLE?

 

Tomar medidas pronto desde la intención de resolución y no desde el querer controlar al otro o tomar venganza.

 

 

 

¿Tu pareja en qué fase está?

 

 

Parece simplista y seguramente hay muchas más aristas en cuanto a lo que ocurre en el espacio complejo de una pareja, pero en general es fácil situarse en una de las etapas, darse cuenta de lo que puede ocurrir si se pasa a la siguiente y qué es lo saludable que puede emprenderse.

 

Y como les había prometido, hablaría un poco de la JUSTICIA.

 

Como habrán visto una infidelidad es co-construida de alguna manera por ambos miembros, pero también es cierto que en muchos casos la parte afectada de la pareja realmente tuvo las mejores intenciones y si bien, psicológicamente puede haber estado manejándose no muy saludablemente, tampoco por ello se debería justificar una infidelidad en caso de que la pareja hubiera pactado fidelidad con anterioridad.

 

Cuando se constituye un grupo, existe un fenómeno denominado por los antiguos como EGRÉGORA. Una egrégora es la suma de energías de los integrantes de un grupo, que sin embargo es MÁS que la suma de sus partes. Es como el espíritu colectivo que se alimenta de la fuerza de sus creadores. Es una matriz invisible y siempre presente por donde circula la información y energía de la pareja. Toda la información de la pareja, no sólo una parte, por lo que la mentira termina por ponerse de manifiesto tarde o temprano.

 

Así es que aquellos preocupados en exceso por si les están siendo infieles o no, quédense tranquilos que en algún momento se enterarán y mientras tanto toda oportunidad es buena para trabajar la propia autenticidad en la pareja y previamente consigo mismos.

 

Cada uno recibe lo que dá por lo que mi consejo es que se encarguen de lo único de lo que realmente pueden hacer que es tener control sobre uno/a mismo/a, a la vez que confíen  en sus propias intenciones honestas y auténticas.

 

La egrégora, el Universo y la vida en general se encargarán de equilibrar la balanza.

 

A vos no te corresponde hacer justicia y en verdad te llenará de odio y resentimiento poco saludable. Es más productivo hacerse responsable de la parte de uno mismo encargándose cada cual de su propio camino de evolución personal.  

 

Por Germán Peralta Danderfer

Psicólogo Clínico