Nueva York y California

Orígenes de la Gestalt

El psiquiatra Fritzs Perls, la psicóloga Laura Perls y el sociólogo Paul Goodman fueron los creadores de la terapia humanista de la Gestalt, que con el tiempo se dividiría en dos corrientes: una con más sustento teórico y enfocada en la experiencia de campo (Laura Perls) y otra acentuando el proceso vivencial del desarrollo personal de la persona (Fritz Perls). La corriente GESTALT más difundida y popular es la escuela de California y se vincula a técnicas como la silla vacía, el trabajo con polaridades, juego de roles, etc. Por otro lado, y si bien es más antigua en su origen que la Californiana, encontramos la Escuela de Nueva York, cuya característica es el foco en la Experiencia de Campo, el Aquí y Ahora RADICAL y el “here, now and NEXT”.

 

Así, terapeutas de una u otra escuela, parten de bases similares y sin embargo muy diferentes cuando uno profundiza en su estudio. Como yo (Goro) entiendo la coexistencia de ambas propuestas, el enfoque californiano (costa oeste) podría ser una preparación para el enfoque newyorquino (costa este) y éste último es la tendencia hacia la cual el desarrollo de la Psicología se dirigirá en los años venideros.

La Escuela de California, hace énfasis en el individuo, en el “Yo soy Yo, Vos sos Vos” y en el uso de la imaginación como medio para organizar asuntos inconclusos, identidades confusas etc. Podríamos decir que el enfoque californiano enfoca en la integración de la mente (cómo estructuro el Yo) junto con sus dimensiones emocionales y corporales, y para ello los límites son establecidos desde la identidad (saludable) individual. Muchas personas necesitan de esta previa para poder recién aprehender la riqueza que propone la Escuela de Nueva York.

Los teóricos de la costa Este se dieron cuenta de cómo es que la conciencia no es la mente individual, y de que lo que denominamos “Yo” es una función, no una estructura fija. Además remite una función que se está co-creando en forma permanente en conjunto al campo en el que se encuentra, es decir depende del contexto y de las demás personas allí presentes. Lo permanente entonces, es el cambio y desde la psicopatología, vamos forjando pseudo-seguridades al fijar formas de ser, de comportarnos y de repetir modalidades conocidas, todo para evitar cambiar y transformarnos en la renovación constante que ofrecen los vínculos. Flexibilidad, adaptabilidad, espontaneidad, creatividad constituyen los nuevos adjetivos de lo que es salud, todo lo contrario a “tener una personalidad fuerte”.

 

Estamos inmersos en una experiencia constante de Campo que nos interinfluencia de forma permanente, por lo que pretender objetividad, o “ciencia” en el sentido comúnmente entendido de “verdad absoluta”, es un imposible, ya que al pensar y analizar, nos salimos del campo del presente. En Nueva York no hay adentro-afuera, subjetivo-objetivo, ni yo-tu en el sentido que las ilusiones de la percepción nos informan, hay experiencia de Campo que es además un presente absoluto. Si bien, la Escuela de Nueva York, cuenta con una fundamentación teórica sumamente rica, a la hora de la experiencia terapéutica, no hay teoría, no hay abstracción, y tanto el terapeuta como el paciente construyen mutuamente la interacción, en lo que denominamos Frontera Contacto. El paradigma de la Escuela de Nueva York, es uno al que se accede mediante el propio registro corporal.

Un terapeuta entrenado en este estilo comprenderá de qué manera dejar de lado su identidad profesional, con cualquier análisis y referencia teórica, para ingresar en el momento presente radical donde, al encontrarse con su paciente, podrán juntos acceder a aquellos registros en el fondo de la situación de campo, donde ha quedado desconectada la verdadera energía del crecimiento y la madurez.

 

Desde la Astrología Psicológica, Eugenio Carutti, nos muestra cómo es que funciona la mente tecnológica, desde el control y la individualidad, y la mente vincular, operando en un dejarse transformar por lo que va ocurriendo en palabras de la Gestalt de Nueva York, en la Frontera Contacto.  Usa como analogía dos mega-inteligencias presentes en la Naturaleza para ejemplificar estas dos mentes: las hormigas y las abejas. Las hormigas, consumen, depredan, avanzan sin miras a los entornos, mientras que las abejas establecen relaciones de cooperación con el campo que las rodea. Los problemas planetarios vigentes, son un subproducto de un exceso en la Mentalidad Hormiga.  Para poder accesar en cambio al Pensamiento Colmena (dirección de la Teoría de Campo) es necesario sin embargo ser expertos en la mente tecnológica (lo cual es facilitado por la Escuela Californiana) poniendo el acento en el desarrollo individual.

 

Es por esto que considero personalmente que ambos enfoques, tanto California como Nueva York, son necesarios, para poder asistir correctamente a una persona que sufre dependiendo de dónde se encuentre en sus coordenadas espacio-temporales y su proceso evolutivo. A veces se podrá comenzar por Nueva York, pero muchas otras veces, California sea la transición más óptima. La dirección prioritaria a seguir será la propuesta por la Teoría de Campo, ya que nos guste o no, estamos interconectados con un espacio en común que es nuestro Planeta Tierra. Una persona que sufre, puede encontrar alivio en empoderarse individualmente y ello está muy bien. Sólo que mirando el cuadro grande nos encontraremos con que por más empoderados que nos sintamos de forma individual, estamos en relación a los demás y a nuestro entorno, por lo que mi bienestar queda inevitablemente ligado a los demás, pues todos estamos en una experiencia de Campo global. California así, es una transición previa  que puede ser útil en ese recorrido de reconectarnos con ese Todo que es más grande que la suma de sus partes.

 

Sólo para aquellos que les convoque sabe más acerca de la Teoría de Campo, aquí va la siguiente información de José Miguel Echarte, pionero en desarrollar la Escuela de Nueva York en  Latinoamérica.

 

 

TEORÍA DE CAMPO

 

La terapia gestáltica es un enfoque de campo, puesto que estudia los fenómenos que se dan en la experiencia. Básicamente el ‘campo’ es el “todo” en el cual las partes están en relación y en correspondencia inmediata unas con otras. El organismo en su medio o espacio de vida constituye un campo (campo organismo/ambiente total) o (campo= organismo/entorno para el libro PHG).

El método de estudio de la teoría de campo es fundamentalmente fenomenológico, aborda los “qué” (estructura) y los “cómo” (funcionamiento). En vez de analizar el campo como estructura con funcionamiento lineal-causalista (los “por qué”) que sacan del aquí y ahora y buscan la causa en el pasado. También considera el “para qué” (intencionalidad), mostrando que toda figura y organización del campo es un aquí, ahora y lo siguiente (“here now and next”)

Como fenómeno figura/fondo, en la teoría de campo todos los acontecimientos y cosas se constituyen de acuerdo a las condiciones del campo organismo/entorno y de acuerdo a las necesidades de la persona. De acuerdo a esto, la realidad de cada organismo se construye (de manera fenomenológica) según su situación, los intereses, necesidades, recuerdos, percepciones anteriores, etc. De ese organismo, y de las posibilidades que el entorno ofrezca en ese momento (aquí y ahora).

Yontef (1995) describe nueve características generales de la teoría de campo:

1) “un campo es una RED DE RELACIONES: esto se refiere a que el campo es definido como una totalidad de fuerzas que se influencian recíprocamente y que en conjunto forman un todo interactivo unificado. Este todo cambia dinámicamente en el tiempo.

2) un campo es un CONTINUO EN EL ESPACIO-TIEMPO: el campo no puede ser analizado como si fuera una estructura estática. En vez de esto se propone la concepción de agrupación de conceptos en serie o en un continuo.

3) TODO es de un campo: las personas, los organismos y las percepciones sólo existen como parte de un campo determinado y tienen significado solamente en la interacción con ese campo.

4) los FENÓMENOS SON DETERMINADOS POR TODO el campo: cualquier evento, experiencia, conducta u objeto es determinado por el campo al cual pertenece, NO por una de las partes tomada individualmente. El significado de la experiencia deriva de la observación de la situación total.

 

La TEORÍA DE CAMPO, separará a la T. Gestalt de otras corrientes de tipo individualistas, que dejan a la persona, en términos de Yontef, en un total “solipsismo”, (aislacionismo). Esta posición desde el campo, influirá en la estalt en el planteo de la psicopatología, que la hace diferente tanto al modelo médico como psicoanalista, donde la patología es del “individuo”, mientras que en la estalt del campo, la patología (sufrimiento) es del “campo”.

También la Teoría de Campo va a diferenciar las dos grandes orientaciones gestálticas, la del Oeste (Californiana) que continúa con el planteo del individuo y de lo intrapsíquico, y la del Este (N.Y.) con el campo como totalidad permanente en la experiencia de cada organismo.